miércoles, 6 de enero de 2021

REGALOS ENVUELTOS EN HISTORIAS



Hoy, día de reyes, quiero hacer un regalo especial a todo el mundo. Y no se me ocurre nada mejor que regalar que no sean historias. Así que ahí van tres, una por cada rey mago. ¡Espero que os gusten!


Días grises


Le gustaban los días grises porque los iluminaba con su sonrisa. Cuando estaba nublado, allá donde iba, sonreía. Y a algunas personas que se cruzaban con ella, de repente, les salía el sol.


El mejor


Era el mejor asesino a sueldo de todos los tiempos. Pero, un día se enamoró de su siguiente víctima. Pasó duros días de lucha interna, sin saber qué hacer. Hasta que por fin, para no matar a su amada ni traicionar sus principios de asesino, decidió suicidarse. Sin embargo, en el último momento, con la soga ya atada al cuello, cambió de idea. Pensó que si mataba a quienes le habían hecho el encargo, ya no habría nadie a quien traicionar. Así que lo hizo. Luego, cogió todo el dinero que había ganado como matarife y lo empleó en retirarse junto a su amor a una isla paradisiaca. Fue inteligente. Y dejó de ser el mejor asesino a sueldo de todos los tiempos.


Balcones vacíos


Todo mejoró el día en el que la gente dejó de salir a los balcones a dar aplausos y bajaron a la calle a echar una mano. Subieron los contagios. Bajó el hambre y el planeta volvió a respirar. 

domingo, 25 de octubre de 2020

EL PRÍNCIPE AZUL Y LA PRINCESA PROMETIDA



  

Existen en nuestra sociedad dos tipos de hombres y mujeres con un conjunto de rasgos de personalidad bastante bien definidos y que nos conviene saber reconocer mejor, más que nada para alejarnos lo más posible de ellos y ellas, sobre todo en cuanto a las relaciones románticas se refiere, y para, en definitiva, ser así un poquito más felices (o estar menos jodidos, depende del día).


Empecemos por La Princesa Prometida, o la princesita, como las solemos llamar los que estamos ya de ellas muy escaldaos. La princesita es una mujer cuyo rasgo principal es la paciencia. Ella espera, espera y espera a que sea el hombre el primero que haga y diga y, por supuesto, cubra todas sus expectativas hiperrómanticas. Suele ser una mujer muy preocupada por su apariencia, así que cuidado, porque están muy buenas las hijas de la gran puta. O, al menos, lo parecen, ya que ni os imagináis lo que un generoso escote puede conseguir (bueno, sí, sí que os lo imagináis, claro). Están mucho más preocupadas en ser el objeto de atención constante de sus parejas (o de deseo de todos los hombres) que en forjar una relación buena y duradera, así que las verás haciéndose selfies constantemente. Para que su príncipe azul (o el pobre idiota que tenga que aguantarla) colme sus expectativas de niña mimada que no busca un novio sino un sustituto del papi que la malcrió, se convierten en grandes demandadoras y, por ende, en mayores reprochadoras, al no poder saciar sus deseos excesivamente egotistas e irreales; así que, por muy bien que lo hagas (o por mucho que te autoanules), solo encontrarás quejas y enfados que nunca reconocen porque, claro, por ese orgullo desmedido que tienen, asumen que eres tú el que tienes que adivinarlo. Quizá, algunos de vosotros (los de la LOGSE) penséis que si están cañón puede merecer la pena conquistarlas, pero la verdad es que no, porque estas mujeres suelen ser muy tiquimisquis en la cama ("aquí no me toques, esto no me gusta, estás sudando, hueles...") debido a esa obsesión por su propia imagen que las lleva a estar más centradas en no estropear su peinado que en tener un orgasmo. Por otra parte, son muy celosas, y si prestas un mínimo de atención a cualquier persona que no sea ella (un amigo, una compañera de trabajo, ¡a tu madre!) se sienten profundamente traicionadas y no te lo perdonarán en la vida. Dice la maldición que solo un polvo con ellas te puede traer siete años de mala suerte (y de deudas).




Uf... Qué a gusto me he quedado. Seguro que muchos de vosotros también y ya tenéis localizado varios nombres (dos, tres... cinco mil) que responden al tipo. Bien, pues no creáis que El Príncipe Azul se queda atrás, ni mucho menos. Este hombre es, básicamente (por cierto, suele ser muy básico), un chulo. Es más falso que el "fueron felices para siempre" de los cuentos (me venía muy bien este chiste comparativo por el título del post). Su principal objetivo es engañar a cualquier princesita (o cualquier tía que se les ponga a tiro, ya que no tienen filtro y son verdaderos depredadores sexuales; cualquiera de los de La Manada sería un buen ejemplo), mostrando una imagen que no se acerca ni de lejos a lo que en realidad son. Se las dan de caballeros, de que tienen mucho dinero y un gran nivel cultural, de lo que sea que les valga para seducir y conseguir su meta que no es otra que follar, follar y follar, pero no porque les guste el sexo más que a cualquier otro tío (que la verdad es que nos gusta bastante, igual que a vosotras... excepto si eres una princesita, claro), lo que realmente les encanta es aparentar, pues tienen un ego inversamente proporcional a su cociente intelectual, así que las "conquistas" son su manera de competir entre sus iguales y obtener su aprobación. Te venden que bajarían la luna por ti (ideales para princesitas) pero a la hora de la verdad no tienen ni cojones de limpiar el cuarto de baño cuando les toca. Grandes narcisistas donde los haya, en los peores casos se convierten en maltratadores psicológicos y hasta físicos. Sin embargo, como en mentir nadie les gana, intentarán siempre convencerte de que te quieren (no quieren ni a su madre, solo a sí mismos) y que van a cambiar por ti. Detectarlos es fácil si además de preocuparte por mantener las tetas en su sitio (lo cual nada de malo tiene) no te olvidas de sostener también la cabeza sobre los hombros, ya que con un poco avispada que seas detectarás pronto sus fantasmadas, pues se tiran hablando todo el día de sí mismos y de sus pertenencias (tú entre ellas, por cierto, si te dejas). Un amorcito, vaya.




Por supuesto, hay muchas mujeres y hombres que no responden a estos perfiles de personalidad, pero como el campo está bastante minado de princesas prometidas y de príncipes azules, espero que este post contribuya a elevar nuestro nivel de alerta, ya que por la atracción y el deseo sexual que pueden despertar es fácil que nos dejemos arrastrar por el Efecto Halo, que es cuando a los biutiful pipol les atribuimos rasgos positivos que no tienen o no sabemos si tienen (vaya, que dos tetas tiran más que dos carretas y un culo más que un mulo).


Por ello, tú, persona que no vive en un cuento de hadas sino en una realidad a veces encantadora, otras no tanto, ten cuidado, y antes de iniciar tu próxima aventura, ya sea para "toda la vida" (imposible) o para "toda la noche" (más imposible aún), ocúpate de conocer un algo a la persona tras el personaje, y ya te guste un prototipo de hombre o de mujer, más altos o más fuertes, más rubias o más morenas (tampoco estaría mal que ella tuviera iniciativa y él fuera humilde), lo más, más, más importante, lo único que es imprescindible, es que te trate bien. Y si es una vanidosa excesiva, no lo va a hacer; y si es un farsante egoísta, tampoco. Que no te vengan con cuentos, porque de ti depende que no se convierta en un relato de terror cuando la princesa prometida se transforme en una bruja o el príncipe azul te salga rana. Suerte, ¡un abrazo!



martes, 7 de julio de 2020

DIARIO DE UNA PANDEMIA



Durante el tiempo que ha durado el confinamiento y posterior desescalada me dediqué a escribir un diario en el que reflejar pensamientos, sentimientos, inquietudes, experiencias, paranoias, ralladas mentales, ideas delirantes, vómitos cerebrales... Esta es mi particular visión de la pandemia narrada en tiempo real. Un descenso a los infiernos que, mirando el lado positivo, es el único viaje que voy a poder hacer este año.

------------

Día 2 de la cuarentena. Me asomo a la ventana y antes me pasaban inadvertidos y hoy, ellos, los que pasean perros, los putos amos del barrio.

Día 5 de la cuarentena. Hoy casi plancho. Empiezo a estar jodido.

Día 8 de la cuarentena. Hoy me puse a limpiar la cocina a fondo. Cuando terminé, lo primero que he pensado ha sido: "Ya no la vuelvo a limpiar así hasta la próxima pandemia". Estarse quietos, chinos, cabrones.

Día 11 de la cuarentena. Voy a escribir un libro. Ya tengo las primeras páginas y empieza así: "Mucha cuarentena y nada de gente hacen de David un tipo demente", y así continúa durante las 487 siguientes páginas que conforman el prólogo. Se lo voy a leer a Wendy, creo que le va a gustar. Wendy es mi lámpara de noche. La quiero, me voy a casar con ella, pone luz a mi vida. Es... mi resplandor. 

Día 14 de la cuarentena. Hoy es el cambio de hora y con tanto hablar del coronavirus todavía no me he enterado de si a las 3 son las 2 o a las 2 son las 3, tú verás, este año me pilla el toro, qué agobio.

Día 16 de la cuarentena. Ayer, finalmente, cedí a la tentación e hice la plancha, y cuando pensaba que ya no podía caer más bajo, hoy me estoy planteando hacerme un Tinder. Que se acabe ya esto por favor.

Día 19 de la cuarentena. Eso del Tinder es un timo. Todas las chicas a las que invito salir me dicen que se tienen que quedar en casa. Bah, excusas. Dándome largas. Son todas iguales.

Día 24 de la cuarentena. Bueno, pues viendo que esto va para largo, yo al menos ya sé lo primero que voy a hacer cuando termine: echarme una partidita a la petanca.

Día 30 de la cuarentena. Hoy es el día del beso. Recochineo encima, oye.

Día yaperdílacuenta de la cuarentena. Hoy, en la cola de calle para comprar el pan, me puse a hablar con mis vecinas criticando a los políticos. Ahí yo, una "maru" más. No sé si a esto nos referíamos con que el virus nos iba a cambiar a todos.

Día nilosénimeimporta del arresto domiciliario. Hasta el coño.

Día ypico del secuestro masivo. Plan de la escalada del embriagamiento personalizado para volver en forma a los bares: Fase 0. Fiestas del Gin Tonic (tratar que dure lo menos posible o pasar directamente a otra fase). Fase 1. Fiestas de la cerveza. Fase 2. Fiestas del vino y olé. Fase 3. Fiestas de los copazos. Fase 4. Fiestas del tequila. Se recomienda beber con moderación. Si bebes no conduzcas ni lleves mascarilla (que con el colocón, a ver dónde te la pones).

¿Último día de la cuarentena? Mañana empieza la fase 0. No sé si eso significa el fin del confinamiento. No lo tengo claro. Creo que nadie tiene claro en qué momento exacto decir que el confinamiento se ha acabado. Y no pasa nada. Es normal. Dudar es humano. Ahora bien... Me preocupa que, porque nadie lo tenga claro, los aplausos (y música hortera) de las 20:00 se alarguen. Y se alarguen y se alarguen... Y que porque nadie tenga claro cuando se han de parar, se instauren ya como una costumbre, una tradición, hasta... ¿hasta siempre?
Esto empezó pidiéndole a todo el mundo que se quedará en casa. Continuémoslo diciéndoles: "no salgas más a la ventana por dió".

Primer día de la post cuarentena y de la "vuelta" progresiva a la nueva normalidad. ¿Ya ta? ¿Ya sacabao? Buah, pues no ha sio pa tanto, si es que os quejáis por vicio.

Día 5 de la fase 0. Vamos a ver... Malagueños, ¡¡¡que Sevilla ha pasado a la fase 1 y nosotros no!!! ¿¿¿Pero esto qué es???
Y así se da una charla motivacional.

Día 12 de la fase 0. Si nosotros hemos repetido la fase 0, ¿no deberían convalidarnos ahora asignaturas para la fase 1 y hacer una fase 1/2, con terrazas al 75 y reuniones de 15? No sé, por pedir que no quede.

Día 12 de la fase 0. Tendréis dinero, tendréis poder, tendréis ministerios y sillones en juntas directivas... Pero las terrazas son nuestras. (Dedicado al Barrio de Salamanca)

Día 1 de la fase 1. Cuidado, el verdadero peligro empieza ahora. La lucha por las terrazas será encarnizada. Se avecina una masacre. Las UCIs desbordadas. Y lo peor de todo, desabastecimiento de cerveza. Ahora más que nunca, quédate en casa.

Día 8 de la fase 1. Pues si lo del coronavirus ha venido por un murciélago, a ver qué cojones me ha pegado a mí ahora el mosquito mutante que me picó anoche.

Día 1 de la fase 2. ¡¡¡Tetaaasss!!! 

Día 3 de la fase 2. Que no va a haber feria dice el alcalde, ¡ja!, tú dame una botella de Cartojal y verás la feria que monto, hasta con fuegos artificiales soy capaz y to.

Día 2 de la Nueva Normalidad. A mí esta "nueva" "normalidad" me parece sospechosamente muy vieja.

domingo, 7 de junio de 2020

LAS CUATRO GRANDES SERIES

Netflix, HBO, Amazon, Apple, Disney... Nunca antes habíamos tenido tanta ficción delante de nuestros ojos. El bum de las series parece un big bang que no tiene fin. Pero, sí tuvo un principio. Estas son, quizá (solo desde mi punto de vista), las cuatro grandes series que lo cambiaron todo.

LOS SIMPSON. Acaba de arrancar la 30ª temporada de una de las series más longevas de la historia de la televisión. Sin embargo, los mejores episodios de Los Simpson son los de la década de los 90´s, verdaderas obras maestras de 20 minutos que además de influir en la creación de otras muchas series de animación que no eran solo para niños (Los Simpson fue la primera), como South Park, Futurama, Padre de familia, Rick y Morty, Bojack Horseman, Big mouth... también inspiró a varias generaciones de grandes guionistas y cómicos. Nuestro sentido del humor hoy no sería el que es sin Los Simpson.

FRIENDS. Antes de Friends, la mayoría de sitcoms americanas más populares giraban en torno a la familia (El show de Bill Cosby, Cosas de casa, El príncipe de Bel-Air... tenían su gracia, hay que reconocerlo) e incluían en su audiencia al público infantil, por lo que su humor era muy descafeinado. Friends fue de las primeras series de colegas dirigidas principalmente a un público adulto (lo cual no quiere decir que no la vieran también niños y, sobre todo, adolescentes) y que obtuvo un enorme éxito mundial, coleccionando millones de fans por todo el mundo durante sus diez temporadas. Sin ella, series también muy populares y longevas como Cómo conocí a vuestra madre o The big bang theory no habrían sido lo mismo.

LOS SOPRANO. La serie mejor valorada por los críticos y los guionistas. Si a El Padrino la consideran la mejor película de la historia del cine, Los Soprano bien es su equivalente en series. Tony Soprano lo cambió todo. Con él y HBO llegó el cine al mundo de las series. Antes de Los Soprano se hacían series muy poco adultas, con un contenido para toda la familia, como Los ángeles de Charlie, El equipo A, El coche fantástico, V, McGyver... Tenían su aquél cuando eras niño-joven, pero cuando crecías un poco te empezaban a aburrir. Los Soprano fue de las primeras en incluir sexo y violencia explícita además de una profundidad psicológica en sus tramas y personajes nunca vista antes y todavía hoy no superada. Y a Tony Soprano, junto con Homer Simpson (y ambos tienen bastantes similitudes), se les pueden considerar como los dos grandes monstruos de la ficción contemporánea.

LOST. Y con Perdidos llegó la adicción por las series. Los creadores de Lost supieron conjugar como nadie las tramas de personajes con las de aventuras e intrigas que tanto enganche nos provocaban. Terminaba un capítulo y se abrían tres o cuatro líneas de misterio; el siguiente capítulo no solo no los desvelaba sino que terminaba con tres misterios más. Los foros en internet reventaban, con millones de fans y cada uno de ellos aportando sus propias teorías. Fue, posiblemente, la primera vez que se hablaba tanto de una serie. Y, claro, los productores, dándose cuenta de que un contenido de ficción podía llegar a ser tan adictivo, no tardaron en aprovechar el filón. Los maratones de series hoy, casi seguro, no serían una realidad si no hubiera existido Lost.

Hay muchas grandes series que han marcado un antes y después en la historia de la ficción, como la magistral The wire, o Breaking bad, o Black mirror... Pero estas cuatro que he revisado en el post, este poker de ases, por diferentes motivos, fueron pioneras, aportó cada una de ellas unos valores que cambiaron la forma de escribir y construir historias que se haría posteriormente. Y, sin lugar a dudas, siguen siendo las series favoritas de muchos de nosotros, y probablemente, lo sean ya para siempre.

Por todo ello, ¡gracias creadores!

domingo, 10 de mayo de 2020

EL PROBLEMA CON LA FICCIÓN ESPAÑOLA

España es un país cuyo habitantes suelen sentir henchido orgullo cuando gana en los deportes. Sin embargo, en cuanto a lo cultural, sobre todo a lo que el cine se refiere, parece que más que orgullo le tengan vergüenza.

No lo digo yo, lo dicen las cifras de la taquilla, que reflejan que en España se ve mucho más cine de Hollywodd (más del 70% de cuota de pantalla frente al 15% español). 

Por supuesto, en Hollywood se hace mucho más cine y son una industria con una distribución muy potente, y si encima no se ponen cuotas de pantalla para proteger el cine español, pues... Pero, más allá de razones económicas y políticas, pienso que hay otra razón muy importante para explicar la diferencia abismal de cifras, y es la psicológica (claro, no en vano, soy psicólogo).

El cine español está prejuzgado por muchos españoles. Durante décadas, la censura franquista hizo que en España la mayoría de películas que se producían fueran acordes con los preceptos morales y religiosos del régimen y se explotó la comedia ligera. Así, muchos españoles solo tenían como referencia del cine de aquí a Paco Martínez Soria, Lina Morgan, Concha Velasco o Alfredo Landa (todos, por cierto, muy buenos haciendo lo que hacían). Luego, con la transición y la democracia, muchos autores que habían visto reprimido su talento por la dictadura decidieron vengarse de ella haciendo películas sobre la guerra civil y el franquismo, excepto algunos transgresores como Almodóvar que sí apostaron por tratar temas más modernos. Y así, muy resumidamente, se generó la idea colectiva de que el cine español solo va de comedietas, Franco y los transexuales.

Los que llevamos años siguiendo el cine español nos damos cuenta de los esfuerzos que los cineastas están haciendo por superar esa mala imagen que no corresponde para nada a la realidad. Y cada vez se hace más cine de género y de muy buena calidad. Desde el thriller carcelario Celda 211 hasta la terrorífica Verónica, pasando por las policíacas Que dios nos perdone, La isla mínima y Grupo 7, las comedias canallas de Carmina y Kiki, el amor se hace, el cine de catástrofes de Lo imposible o el delicioso experimento de Buried (Enterrado), por nombrar solo algunos de los mejores títulos de la década pasada.

Y pienso que la del 2000 fue mejor, pues nos dejó títulos tan memorables como Todo sobre mi Madre, Los otros, Hable con ella, El otro lado de la cama, Los lunes al sol, Mar adentro, Volver, El orfanato, la maravillosa Camino de Fesser y, por supuesto, no podemos olvidarnos de Rec, película top del cine de terror de todos los tiempos. En realidad, todas las que he nombrado pueden considerarse grandes referentes de cine, en sus respectivos géneros.




Del último año, he tenido la ocasión de ver títulos como La trinchera infinita, Intemperie y la muy original Ventajas de viajar en un tren. Películas que confirman que el cine español sigue estando muy en forma y que se merece que le des más de una oportunidad. Te aseguro que estos títulos no tienen nada que envidiarle a los yanquis. Sobre todo por una razón: cuando se cuenta con menos medios, más se necesita recurrir a la creatividad, y es entonces cuando aparecen sorpresas que se quedan guardadas en nuestra retina de espectador.


En cuanto a las series, es otro cantar, ya que estas sí que han gozado de buena cuota de pantalla. La publicidad de las distintas cadenas + el espacio otorgado (horarios de máxima audiencia) ha influido en ello, por supuesto. El problema de las series, históricamente, no ha sido de público sino de calidad. La nota de las series españolas ha estado condicionada por dos factores determinantes: la duración de los capítulos y el target. 

Respecto al primero, la duración media de las series de las cadenas de televisión nacional ha sido de 70 minutos, porque si una cadena iba a poner dinero para una serie debía garantizarse que ocupara el mayor tiempo de parrilla posible y así, de paso, ganar más dinero con anuncios y que el negocio resultase rentable. Claro, esto supone un descenso de la calidad del capítulo, porque no es lo mismo sacar buenas ideas para captar el interés del espectador y entretenerlo en 45 minutos que en 70. Los guionistas lo tenían más difícil aquí que en USA.

Respecto al segundo factor, el target se refiere a la audiencia objetivo y, en España, donde los críos hace tiempo que dejaron de acostarse a la hora en la que los dibus decían "vamos a la cama que hay que descansar", ese target es el de toda la familia, por lo que una dificultad más para el guionista, que debía ser cuidadoso con que los contenidos no hiriesen ciertas sensibilidades y, por ello, contar historias a veces demasiado ñoñas, triviales, artificiales o exentas de profundidad.

Pero, al igual que pasó en Estados Unidos después de la mítica Los Soprano, e imitando el modelo Netflix, aquí se han empezado a lanzar plataformas online y creando contenidos de ficción de alta calidad, series que son más cortas pero, seguramente por ello, también más adultas, más libres y originales, y que dan buena cuenta del talento de los creadores españoles. Quizá todo empezó hace unos años con Crematorio (¿La "Los Soprano" española?), continuó con Vis a vis (¿la primera serie española en la que se veían tetas?), el éxito La casa de papel, ha seguido con un buen puñado de comedias que no tienen nada que ver con los Aquí no hay quien viva o Aída, como son ¿Qué fue de Jorge Sanz?, Paquita Salas (fantástica), y muy recientemente Vida perfecta de la polifacética Leticia Dolera y Mira lo que has hecho de Berto Romero. Estoy deseando empezarme Fariña, de la que se habla muy muy bien, Arde Madrid del fantástico Paco León y El fin de la comedia del incorregible Ignatius.

En definitiva, que tanto si ya la seguías como si estabas pensando en conocerla mejor, aquí te acabo de dejar una buena colección de títulos que puede que cambien tu visión de la ficción española. ¡Buen provecho!   

domingo, 29 de marzo de 2020

MEJORES SERIES Y PELÍCULAS DE LA DÉCADA DEL 2010

Una cuarentena da para ver muchas series y pelis y, quizá también, para volver a revisar algunas de las que más nos han gustado de la última década.

Las siguientes listas responden a mis gustos personales, pero seguro que reconoces en ellas muchas de tus ficciones favoritas o bien pueden suponer un descubrimiento para ti si no has visto alguna de ellas.

Yo te garantizo que son títulos absolutamente imprescindibles y que harán de tu confinamiento una experiencia que puede que no quieras que termine nunca.

¡Comenzamos!

MEJORES SERIES DE LA DÉCADA DEL 2010

10. American Horror Story Asylum. La segunda mini serie de AHS fue la mejor, sin duda, de todas. Un delicioso cuento de miedo en el que destacan unas maravillosas Jessica Lange y Sarah Paulson. Para los amantes del terror.








9. Stranger Things. Un ejercicio retro que te devuelve a los ochenta y sabe captar el espíritu más cinéfilo de la época. Los hermanos Duffer demuestran ser dignos sucesores de Spielberg.








8. Shameless. La comedia irreverente por excelencia. He visto su versión americana, la original es británica y también promete. William H. Macy está espectacular y Emmy Rossum destaca. Te acabarás enamorando de la familia disfuncional de los Gallagher.







7. Rick y Morty. Una serie de animación no podía faltar en la lista y esta ha sorprendido a todos por sus guiones inteligentes, grandes homenajes a la ciencia ficción cada uno de ellos. Las risas están más que aseguradas.








6. Fleabag. Comedia británica que se ha convertido en una de las grandes sensaciones de la década. Phoebe Waller-Bridge promete darnos muchas más alegrías, como actriz, pero, sobre todo, como guionista.









5. Juego de tronos.
La serie con más fans, posiblemente, de la década y puede que de la historia. Tiene buenos guiones e interpretaciones, pero destaca por su impresionante producción. Mucho dinero invertido no siempre garantiza un buen resultado, pero en GOT está más que bien aprovechado.





4. Utopía. Sorprenderá que una serie que fue cancelada en su segunda temporada ocupe un puesto en esta lista, pero es que esta es maravillosa. Original, con una factura impecable, más que divertida. Aunque no tenga un desenlace, te la recomiendo. No te la pierdas.







3. Black Mirror. Otra de las grandes sensaciones de la década. Historias inteligentes y muy bien contadas sobre el impacto que las nuevas tecnologías pueden tener sobre nosotros en un futuro muy cercano. Es más que eso. Es un acertado análisis de la sociedad de hoy.







2. The leftovers. Enamoradísimo me dejó esta serie. El 2% de la población desaparece de repente; la historia se centra en los que se quedan. Guiones originales y que provocan adicción. De uno de los creadores (el bueno) de Lost, Damon Lindelof.








1. Sherlock.
Los británicos lo petan en este top y se alzan con el primer puesto. Sherlock es adictiva, es graciosa, es intensa, es inteligente, es audaz. Cada capítulo pretende superar al anterior y lo consigue, sorprendiendo al espectador con, cada vez, más giros inesperados, algunos de los cuales te llevan al límite de la suspensión de la incredulidad, pero estás tan entretenido que te da igual, te dejas llevar por esta maravilla.



He incluido solo las series cuyas temporadas y capítulos se desarrollan íntegramente o en su mayoría en la década del 2010. No podemos olvidarnos de la obra maestra de Los Soprano, que forma parte de la década anterior pero que sin duda fue la precursora del bum de las series, junto con Lost (otro título imprescindible). O de otra de las series mejor consideradas, The wire, también de la década anterior. Ni por supuesto podemos dejar de nombrar a Breaking Bad, que se estrenó en 2008 y terminó en 2013. Esta cuatro están, sin duda, en el top de la historia de las series.

Qué decir de la animación, que nos ha dejado otros grandes títulos durante la pasada década y la anterior, dignas sucesoras de la madre de todas ella, The Simpsons. Estoy hablando de South Park, Padre de Familia o, más recientemente, Bojack Horseman y Big Mouth. Y tampoco podemos olvidarnos de las sitcom: después de Friends en los 90´s y los 2000 y Cómo conocí a vuestra madre en esa misma década, tuvimos en la anterior las fabulosas Modern Family y The big bang theory.

Otros títulos imprescindibles de la pasada década y que bien podrían estar en la lista son: The Newsroom, la primera temporada de True Detective, The haunting of Hill House, The marvelous Mrs. Maisel, Mr. Robot, Ash vs Evil Dead, What we do in the shadows, Years and years, American Crime Story: O. J. Simpson, Chernobyl, Watchmen,Orange  is the new black y la italiana Gomorra. Y por supuesto, no podemos olvidarnos del producto nacional, donde para mí ha destacado la Paquita Salas de Los Javi. Pero seguro que se me ha pasado algún título. Si crees que hay alguna serie que se merezca estar en la lista, ¡compártela con nosotros en tus comentarios!

¡Y ahora las pelis!

MEJORES PELÍCULAS DE LA DÉCADA DEL 2010

10. Joker. La historia de un villano de cómic convertida casi en un drama intimista. Joker es profunda, es visceral, te remueve por dentro, te encoge el alma, te cambia. El mejor cierre cinéfilo que podía tener la década. Sublime.








9. One cut of the dead. Un descubrimiento japonés que me dejó durante todo su visionado (y mucho más tiempo después) sonriendo. Un equipo de rodaje de una película de zombis tiene que sobrevivir a un verdadero ataque de infectados. No diré más, ¡descúbrela tú mismo!







8. Requisitos para ser una persona normal. Aunque no haya sido la mejor década del cine español (la anterior fue mejor), tenía que meter algún título, porque se hacen en España muy buenas películas. Esta me enamoró por su historia tierna, divertida y muy enriquecedora. Grande Leticia Dolera.







7. Bestias del sur salvaje. Una pequeña joya del cine independiente americano que se coló en los Oscars con cuatro nominaciones. Sorprende la actuación de su pequeña protagonista y también de su padre, un actor no profesional. Llega al corazón.







6. Del revés. El cine de animación se tenía que colar, cómo no, y para mí ha destacado Inside out. Una verdadera lección de inteligencia emocional, imprescindible para los niños y, quizá más, para los adultos.








5. Relatos salvajes. Película argentina que es una auténtica delicia para los amantes del humor negro. Una catársis de la ira. Ricardo Darín, como siempre, es una bestia que se come la pantalla. No te la pierdas.








4. Tres anuncios en las afueras. Guión, guión y guión. Bueno, eso y Frances McDormand y Sam Rockwell estando a la altura de dos grandes personajes. Otra historia sobre la ira y la venganza. Inteligente, divertida y reflexiva. Obra maestra.







3. Mad Max: Fury Road. La gran película de acción de la década pasada. Un espectáculo acústico y visual sin predecentes y con mucho contenido y dos más que solventes actuaciones de Tom Hardy y, sobre todo, Charlize Theron. George Miller demuestra ser un maestro de directores. Imprescindible para los amantes del cine de acción.





2. La La Land. El musical que recupera la esencia de los grandes musicales de la historia del cine. Es hermosa, es profunda, es nostálgica y es inspiradora. Y su pareja protagonista, Ryan Gosling y Emma Stone, está inmensa. Para ver una vez y otra y otra...







1. De óxido y hueso. Seguramente, una sorpresa, ya que debe ser una desconocida para muchos. Y, sin embargo, esta película francesa te conquistará. Un hombre y una mujer se conocen y los dos tendrán un impacto decisivo en el camino de vida que cada uno de ellos hace. Mario Cotillard te dejará hipnotizado. Y el plano con la orca debería formar parte de las imágenes icónicas de la historia del cine. Maravillosa.





Otros títulos muy muy buenos de la pasada década, fueron: Toy Story 3 y 4, Shutter Island, Birdman, Gravity, El caballero oscuro, la iraní Nader y Simin, una separación, La favorita, la española Que dios nos perdone, El lado bueno de las cosas, las coreanas Bad Genius, Train to Busan y, por supuesto, la multipremiada Parásitos, y para los amantes de lo fantástico, las divertidas Zombis Nazis 2 y What we do in the shadows. Pero, seguro que faltan muchos títulos, ¡dinos los tuyos!

Vuelvo a insistir en que esta es una lista muy personal, basada únicamente en mis propias impresiones. Aunque, creo que te acabo de dejar una lista bastante extensa y de muy buena calidad. Ahora solo queda que las veas, ¡y juzgues por ti mismo! Que las disfrutes. Abrazos. 

jueves, 28 de marzo de 2019

PROYECTO ESPEIN

Aquí podéis ver mi ópera prima como director, Proyecto Espein, un falso documental estrenado en 2017 y que ahora publico en la plataforma Youtube para que pueda verlo todo el mundo.

Fue una experiencia intensa, dura, y muy gratificante, de la que saqué mucho aprendizaje, y con la que me quedo sobre todo con muchas de las personas que conocí. Con algunas de ellas he tenido la suerte de contar para mi segundo corto, "Miedo", que he finalizado recientemente y que ahora moveremos por festivales de toda España.

Proyecto Espein cuenta la historia de un chico en paro que un día decide montar un negocio... un poco peculiar, y algo sucede que de repente desaparece. A través de las declaraciones de amigos y familiares vamos descubriendo qué fue lo que pasó en realidad.

Este corto está libremente inspirado en la historia real de Enric Durán, así que quienes sepáis de él,ya sabréis un poco por dónde van los tiros.

¡Que lo disfrutéis y nos vemos en los cines, en los bares, o donde queráis! ¡Abrazos!