domingo, 25 de septiembre de 2022

LA PÉRDIDA DEL HUMOR



Un día, así, de repente, se dio cuenta de que había perdido el sentido del humor.


Ya no se reía, al menos no como antes. Ahora, cada risa era corta y forzada. Y tampoco se le ocurría ningún comentario jocoso, ¡a él!, que era conocido por convertir cualquier anécdota en un chiste. Lo único que le salía decir eran banalidades sin más.


Para recuperar su sentido del humor se hizo decenas de maratones de series stand up comedy, fue a ver a cada monologuista que visitaba la ciudad, acudió a talleres de risoterapia, se compró una Enciclopedia del humor con miles de chistes e incluso fumó marihuana. No se perdía una fiesta con los amigos y participaba en las conversaciones, poniendo de su parte para hacer alguna gracia. Pero no le salía. Ni se reía ni hacía reír, y le angustiaba no saber el porqué ni el cómo conseguiría volver a su viejo yo, al que, con el paso del tiempo, ya casi estaba olvidando.


Una tarde, paseando por las calles como un zombi, perdido entre la gente y sus propios pensamientos, se sentó en un banco, solo, abatido y desesperado por su situación. Una primera lágrima brotó de sus ojos y le resbaló por la mejilla. Roto por dentro, a esa primera lágrima la siguieron muchas más. Y muchas más. Lloró con desenfreno, sin control, lloró como solo puede llorar alguien convencido de que había perdido lo más preciado que tenía.


Y después de horas llorando, cuando se agotaron las lágrimas y se vació el dolor, un escalofrío de alivio le sacudió el cuerpo.


Entonces, lo supo.


Había vuelto.

sábado, 24 de septiembre de 2022

EL BLOQUEO



Él dejó de escribir porque se sentía bloqueado.


Ella cayó en una depresión por no poder leer más libros suyos.


Un día, ella le escribió una carta y le contó lo que le pasaba. Él leyó la carta y quedó conmovido. Decidió contestarla y quedaron en una café para conocerse. Se hicieron amigos desde entonces. Él supero su bloqueo y ella su depresión.


Pero él se sumió tanto en la escritura que dejó de verla y ella volvió a sentir cómo la tristeza profunda le agarraba el alma. Compró sus libros nuevos, los leyó, paseándolos por cada rincón de la ciudad, junto a su soledad.


Un día, ella se armó de valor y le escribió una segunda carta para decirle que le echaba de menos. Y empezó a acudir, cada tarde, al café donde se conocieron, donde releía sus libros. No eran pocas las veces que su mirada, fugazmente, se despegaba de las páginas y se dirigía a la puerta. Él nunca estaba allí. Ella volvía entonces la vista hacia las páginas y seguía leyendo con ojos vidriosos.


Pasó el tiempo, se publicaron varios libros más, todos de éxito. Sin embargo, él no terminaba de sentirse feliz, notaba un vacío, le faltaba algo. O alguien. Un día, se acordó de su vieja amiga y decidió ir al café donde solían verse. Cuando llegó, aunque ella le había dicho que pasaría las tardes allí, su silla estaba vacía. Una sensación le oprimió el pecho, recordó la depresión de su amiga y se puso en lo peor. Iba a salir de aquel sitio corriendo y dirigirse a la estación de policía más cercana cuando ella apareció por la puerta, con uno de sus libros. Durante un rato, sus miradas se encontraron sin que sus palabras supieran hacerlo. Luego, él por fin se atrevió a pedirle perdón. Ella suspiró profundo e hizo un gesto de atizarle con su propio libro, pero finalmente se frenó y acabó asintiendo, con un gesto que le perdonaba. Se quedaron en el café hablando durante horas.


Después de ese día, él siguió escribiendo, ella siguió leyéndole, y ya nunca más volvieron a dejar de verse. Su amistad se hizo eterna como aquello que los había unido. La literatura.

domingo, 27 de marzo de 2022

MIS FAVORITAS DE LOS OSCARS 2021


No soy de verme las quinielas de revistas como Fotogramas o de programas como Días de Cine. No me dejo influenciar (o al menos lo intento). Estas son, simplemente, mis favoritas de los Oscars de este año. Si coincides bien y si no también. Y si este post te sirve para ver alguna de las películas que aquí se mencionan y que todavía tienes pendiente, mejor que mejor. ¡Allá vamos!


LAS NO VISTAS


En primer lugar, ni he visto West Side Story, porque creo que es un sacrilegio hacer el remake de un clásico absolutamente perfecto y porque Spielberg (que ha sido de los mejores directores de cine) debería haberse retirado hace tiempo, ni King Richard, porque los biopics de Hollywood me suelen aburrir bastante, ni El callejón de las almas pérdidas porque no me llama y el título ya me parece lo suficiente tedioso. No descarto ver las dos últimas más adelante. El sacrilegio jamás.


LAS OLVIDADAS


Dos de las mejores películas (que yo haya visto, al menos) de este año y que no van a estar en la gala, son El Buen Patrón (película redonda; Bardem insuperable) y el anime japonés Belle, que creo es de lejos la mejor peli de animación del año (y eso que Los Mitchell me gustó bastante). Las Leyes de la Frontera y Tick, Tick... Boom! son deliciosas. La mexicana Noche de Fuego es una de esas pelis necesarias que quizá se merecía estar entre las mejores películas internacionales. Ser Los Ricardo no es tan buena (aunque digna de ver), pero los guiones de Sorkin son siempre inteligentes y material de primera mano para que cualquier actor se luzca. Si esos actores encima son Kidman y Bardem, apaga y vámonos.


Y ahora sí...


LAS NOMINADAS A MEJOR PELÍCULA (que sí he visto)


Vamos de menos a más:


DUNE. Nota: 2. Lamentable. Un bodrio. Aburridísima. La típica peli excepcional desde el punto de vista técnico pero totalmente carente de alma. Un presupuesto muy alto justificaba una intensa promoción para llevarla a los Oscars. Conseguirá algún premio, pero no se merece estar entre las mejores películas del año ni de coña. Es más, te lo aseguro, si no la has visto, no se merece ni que la veas.



LICORICE PIZZA. Nota: 5. La apruebo porque la dirección y las interpretaciones son notables. Lo que pasa es Paul Thomas Anderson es uno de los niños mimados de Hollywood (junto con Tarantino y alguno más) y se cree que puede escribir cualquier mierda (como esta) y como va a ser una mierda muy bien envuelta, que nos la podremos comer. Pues yo me la comí, pero no me la trago. Una historia de amor absolutamente insulsa, una película del todo prescindible.



BELFAST. Nota: 6. Es una buena película. Bien contada, bien interpretada (Judi Dench Oscar a mejor actriz de reparto ya... se lo puede arrebatar dignamente Kirsten Dunst). Es divertida, es dura, entrañable, necesaria. No tiene puntos débiles, pero sus puntos fuertes no me llegan a satisfacer lo suficiente como para que esté entre mis favoritas. Una buena película, sin más. Se merece verla.



CODA. Nota: 6,5. Es una película bonita, como Belfast, pero me llega más. Me toca bastante la fibra y me entretiene mucho. Bien hecha en la escritura, en la interpretación y en la dirección. Está construida con gran empatía. Nos adentra en la vida de los sordos, construye un canal de comunicación, un puente que nos conecta más profundamente con el mundo de estas personas que ven con los ojos y oyen... con el corazón. Oscar a mejor secundario para Troy Kotsur, por favor.



THE POWER OF THE DOG. Nota: 7. La favorita. El Poder del Perro es un drama psicológico finamente calculado. Una película que desnuda las vergüenzas de la masculinidad tóxica. Cumberbatch está excelente (¿alguna vez está mal?). El guion es sutil, afilado, condensa con inteligencia la tensión del conflicto hasta su resolución. La música es una compañera imprescindible. Nada menos que doce nominaciones para el film de Jane Campion (las mujeres directoras cada vez pegan más fuerte en la puerta de los Oscars... me parece justísimo). Pero, aunque creo que va a ser la ganadora, no, no es mi favorita (o no la que más me ha gustado).


DRIVE MY CAR. Nota: 8. Esta película japonesa de tres horas de duración tiene dos requisitos fundamentales para que un film me parezca un bodrio: es excesivamente larga y excesivamente lenta. Sin embargo, está construida con pura artesanía, con precisión, elegancia y esmero. Se nota tanto la paciencia que sus creadores (todos: director, guionista, fotografía, montaje, intérpretes...) se han tomado para hacer cada secuencia de la manera más honesta posible, que la misma paciencia ha de tener el espectador para verla. Se trata de eso, de sentarse a observar sin prisa y saborear cada momento, cada plano, cada pequeña historia dentro de la historia que unifica a todas. Una película reflexiva y sensitiva. Merece el Oscar a mejor película internacional, a guion adaptado y a director. Ah, y sí, por si lo dudabas: me parece mucho mejor que la pedante La peor persona del mundo (que, de todas maneras, es buena película, así que te invito a ver las dos y sacar tus propias conclusiones).


DON´T LOOK UP. Nota: 9. Es, con diferencia, la peli que más me ha gustado del 2021 y forma ya parte de mi lista de películas favoritas. Lleva la sátira social al límite, al tiempo que acierta de lleno al retratar temas psicosociales muy de nuestro tiempo, como la alienación del individuo, la codicia humana, el triunfo de la superficialidad sobre la espiritualidad o la narcotización de las emociones dolorosas. No Mires Arriba es una película que se ríe de sí misma y de nosotros. No es tanto una comedia absurda como un fiel reflejo de una realidad absurda y cómica. Nos da continuas bofetadas, entre chiste y chiste, para que despertemos... o para que miremos arriba de una vez. Me llega tan al centro de mi mente y emociones que no puedo contener los gritos de rabia cuando Lawrence y DiCaprio hacen lo mismo. Están los dos de Oscar, por cierto, al igual que Rylance. Pero, solo tiene cuatro nominaciones. Quitándole la de banda sonora, que quizá sería más justo que se lo llevara El Perro, yo le daría, sin ninguna duda, mejor montaje, mejor guion original y, por supuesto, mejor película.


No acertaré con esta quiniela, me temo. Pero da igual. Lo importante es que gane el cine. Y así ganaremos los espectadores. Y, mientras se sigan haciendo títulos tan buenos como algunos de los que aparecen aquí (y muchos más que me dejo), mientras se sigan contando historias con amor, así será. ¡Viva el cine!

domingo, 13 de febrero de 2022

LOS 13 MEJORES PERSONAJES DEL CINE Y SERIES

Este es un ranking totalmente subjetivo (como todos los rankings). Se basa únicamente en mi conocimiento sobre cine y series y en mis gustos personales.


Seguramente no me conozcas y te den igual mis gustos, o que sí me conozcas y sigan sin importante demasiado. Sin embargo, aquí puedes encontrar a tus personajes favoritos, recordar alguno al que habías olvidado e incluso descubrir algunos nuevos que te sorprenderán.


He hecho una lista de ciento un personajes y, de ellos, he escogido a mis trece favoritos. ¿Por qué estos números? Pues, el 101 porque no quería quedarme en un número redondo (podría haber sido 109 o 314), ya que seguro que hay muchos personajes que no he incluido y se lo merecen (puedes ponerlos en comentarios). Y el 13 porque me gusta ese número y el top ten ya está muy visto (¿por qué no un top trece o un top veintiséis?).


Entre los finalistas hay personajes de todo tipo:


Míticos

- Indiana Jones

- Han Solo

- Forrest Gump

- Charlot

- Groucho Marx

- Ciudadano Kane

- Lee (Bruce Lee en Operación Dragón)

- El Padrino

- James Bond, 007

- ET

- Robocop


VILLANOS

- Darth Vader (Star Wars)

- Max Cady (El cabo del miedo)

- John Doe (Seven)

- Mr. Smith (Matrix)

- HAL 9000 (2001, Una odisea en el espacio)


HÉROES

- Ash Williams (Evil Dead)

- Mad Max

- Jack Burton (Golpe en la pequeña China)

- John Stone (The nigth of)

- Jurado número 8 (Doce hombres sin piedad)

- Atticus Finch (Matar a un ruiseñor)


HEROÍNAS

- Sarah Connor (Terminator y Terminator 2)

- Imperator Furiosa (Mad Max: fury road)

- Susy Hendrix (Sola en la oscuridad)

- Ángela (REC)

- Mildred Hayes (Tres anuncios en las afueras)

- Marge Gunderson (Fargo)

- La novia (Kill Bill)

- Arya Stark (Juego de tronos)


MONSTRUOS

- Predator 

- Jack Torrance (El resplandor)

- Norman Bates (Psicosis)

- La niña de El exorcista

- Hannibal Lecter

- Freddy Krueger


SERIES

- Ally McBeal

- Los seis de Friends

- Frank Gallagher (Shameless)

- Walter White y Jesse Pinkman (Breaking Bad)

- Sheldon Cooper (The big bang theory)

- Barney Stinson (Como conocí a vuestra madre)

- Mr. Robot


ANIMACIÓN

- Bart Simpson

- Cartman (South Park)

- Peter, Stewie y Brian Griffin (Padre de familia)

- Bender (Futurama)

- Vegeta (Dragon Ball)

- Benji (Oliver y Benji)

- Chicho Terremoto

- Mufasa (El rey león)

- Mary and Max

- Rick (Rick y Morty)


OTROS GRANDES

- T-800 (Terminator y Terminator 2; es a la vez héroe y villano)

- Tyler Durden (El club de la lucha)

- Mary Poppins y Bert (Mary Poppins)

- Tootsie

Coronel Nathan R. Jessep (Jack Nicholson en Algunos hombres buenos)

- Selma (Bjork en Bailar en la oscuridad)

- Sargento Hartman (La chaqueta metálica)

- Comandante Reisman (Doce del patíbulo)

- Hilts (Steve McQueen en La gran evasión)

- Guido (La vida es bella)

- Alfredo (Cinema Paradiso)

Adenoid Hinkel (El gran dictador)

- Hushpuppy (Bestias del sur salvaje)

- El Jokerx3 (Nicholson, Ledger, Phoenix)

- Alma (El olivo)

- Carmina (la de Paco León)

- Bombita (Darín en Relatos Salvajes)

- Travis Bickle (Taxi Driver)

- Eddie Felson (El buscavidas)

- Sugar Kane y Osgood (Marilyn Monroe y Joe E. Brown en Con faldas y a lo loco)

- Melvin Udall (Jack Nicholson en Mejor imposible)

- Roy Batty (el replicante de Blade Runner)


Y ahora... ¡MIS 13 FAVORITOS!

13. Wilson (Náufrago). Había que meter a este personaje inanimado en la lista, ¡sí o sí! Y tú también has llorado con la desaparición de Wilson, no lo niegues.




12. El de Once, Glen Hansard. Para los pocos que hayan visto esta maravillosa película, solo por su escena inicial se tiene merecido el bueno de Glen estar en el top.





11. Sean Maguire (Robin Williams ,el psicólogo de El indomable Will Hunting). Soy psicólogo, así que un psicólogo no podía faltar en la lista, y nadie mejor que este.



10. Tiburón. El misticismo que Spielberg creó para su criatura hizo que muchos temiéramos los baños en el mar durante bastante tiempo.




9. King Kong. Un ícono, el rey de los monstruos del cine de terror. 





8. Tony Soprano (Los Soprano). La complejidad psicológica de este otro monstruo, esta vez humano, es brutal.




7. Alien. Kong es el rey de los monstruos de este mundo. Alien, sin duda, el de los monstruos venidos del exterior. Con permiso del número 4. 




6. Guizmo (Gremlins). Adorable. Simplemente adorable. ¡Me lo como!





5. Kaiser Sozé (Sospechosos habituales). Para mí, el mejor villano de carne y hueso (o de leyenda...) de la historia del cine.



4. Audrey II (La tienda de los horrores, 1986). Y el mejor de los villanos de no carne y hueso es esta encantadora, a la vez que aterradora, planta alienígena que devora humanos y quiere dominar el mundo a ritmo de rock.



3. Homer Simpson (Los Simpson). Sin palabras. Homer es Homer, es único, es irrepetible, es... Es cada uno de nosotros. Todos llevamos un Homer Simpson dentro.




2. La teniente Ripley (Alien y Aliens). Gran parte del poder de las historias se basa en su héroe, y ella es la mejor heroína del cine de todos los tiempos.






1. John Mclane (La jungla de cristal). Y él, el mejor héroe de acción de la historia. Yippi kay yai, hijo de...!

jueves, 6 de enero de 2022

EL FIN DEL MUNDO


 

Todo es paz. Y todo es amor.


Así es durante toda su existencia.


Se siente en calma, protegido por una entidad superior, y porque siente la presencia y la protección de esa entidad superior, se siente en calma.


Y así sigue siendo... durante casi toda su existencia.


Hasta el día de su muerte.


De repente, en solo un instante, su plácida y armoniosa vida, que parecía inquebrantable, invulnerable, se tambalea. Todo empieza a moverse alrededor, a cambiar, a transformarse, a desintegrase. Y por primera vez, siente el miedo.


Miedo que nace de la incertidumbre. No sabe que está pasando. Ni nunca lo sabrá. Menos aún cuando ya, al borde de su muerte, vea la luz al final del túnel.


El agujero se abre y le empujan a pasar por él para llegar a la otra vida. Se resiste con todas sus fuerzas, porque no quiere abandonar el que ha sido su hogar, su cálido y dulce hogar, durante toda su existencia. Los esfuerzos son en vano. Finalmente...


... el feto muere. Todo lo que había sido su mundo, lleno de paz y amor, es ahora caos completo: luz cegadora, ruido estridente, manos que lo retuercen, la entidad superior blasfemando de dolor. La alejan de ella y lo dejan solo, solo con su trauma, solo frente a un nuevo mundo que rompe con todo lo anterior. Ha muerto y está en el infierno.


Y allí continuará, durante mucho tiempo, junto a otras almas errantes, buscando siempre el que fue su hogar, buscando paz, y buscando amor. Y, a veces, lo encontrará.

jueves, 30 de diciembre de 2021

LA CRÍTICA CIENTÍFICA DE DON´T LOOK UP





Don´t look up no es solo una película sino que, como pasara recientemente con El juego del calamar, se ha convertido en un fenómeno del que todos hablan, por la controversia que ha causado: muchos la aman y otros tantos la odian. Es comprensible. Vivimos en un mundo complejo, sobrecargado de información, y en ese inmenso océano de datos que circulan en todas direcciones, es normal perderse. Por eso, hoy, quizá más que nunca, necesitamos una guía que sea precisa, fiable y útil: el método científico. Las distintas disciplinas que usan el método científico (biología, geología, medicina, psicología, etc), tratan de proporcionarnos datos basados en la observación empírica de la realidad, hechos, y no opiniones. Y es un hecho y, por tanto, un dato apoyado por la ciencia, que... ¡Don´t look up es una jodida obra maestra, cabrones!


Por tanto, reconocedlo, los que criticáis esta película, aquellos a los que no os ha gustado, sois negacionistas. Estáis negando algo que es un hecho contrastado y que es que este film es una genialidad que merece tratarse como una de las mejores películas de la historia del cine.


Y estos son los datos científicos, y por tanto, totalmente objetivables, que lo demuestran:


En primer lugar, los negacionistas no habéis entendido la película. Es la única explicación posible. Don´t look up es una comedia que se ríe continuamente de sí misma igual que se está riendo todo el tiempo de la realidad, una realidad que analiza y desmenuza a la perfección. No cuenta algo que podría pasar, sino algo que ya está pasando. Y a veces cae en la absurdez y el histrionismo no para provocar risa fácil, sino porque "What the fuck?, ¿por qué no?". Los científicos llevan avisándonos décadas de las consecuencias del cambio climático y hemos llegado demasiado tarde. Cuando hace dos años nos avisaron de las consecuencias del coronavirus, los desoímos, y de nuevo volvimos a actuar tarde. La realidad que cuenta esta película en un tono cómico, a veces grotesco, no es lo que podría pasar, es lo que ya ha pasado en otras ocasiones y, con un alto grado de probabilidad, todas las situaciones surrealistas que se dan en el filme pasarían en la vida real si nos presentáramos ante la amenaza de un cometa que va a destruir La Tierra, solo que la película se da la licencia para contárnosla con excesos de idiotez porque la puta realidad es excesivamente idiota. Podrían haber elegido otro tono, hacerlo de manera más sutil, pero eligieron hacerlo así y les sale bien, porque, al poner las cosas tan al límite, no sabes si reírte, si llorar, si gritar de rabia o simplemente hacer todo eso a la vez (yo me decanté por esta última opción). Por tanto, una película que es capaz de provocarte todas esas emociones al tiempo que te entretiene y te cuenta con comicidad una realidad aterradora (de hecho, el género en el que podría encuadrarse el film es el de comedia de terror) haciendo un descripción certera de la sociedad tan estúpida en la que vivimos (políticos, medios de comunicación, corporaciones, las redes sociales, la masa...), es, de manera objetivable, una puta obra maestra.


En segundo lugar, los detalles. Adam McKay, el guionista y director (y uno de los productores de una de las mejores series de los últimos años, Succession) es un tipo listo. Esto se nota. Tanto en sus anteriores películas (Vice, The big short) como en la serie nombrada, hay multitud de detalles que reflejan su capacidad de conocimiento del entorno, del mundo, y su destreza para coger ese conocimiento y crear personajes interesantes y creíbles y llevarlos por tramas realistas al tiempo que entretenidas y que no solo satirizan ese medio que nos rodea sino que nos hace reflexionar sobre él. Mckay, en definitiva, con multitud de detalles, nos hace pensar en, por ejemplo, la codicia humana, el triunfo de la superficialidad sobre la espiritualidad o en la narcotización de las emociones dolorosas, hasta tal punto que ya se puede ir el mundo a la mierda que hay que seguir sonriendo y haciendo como si todo fuera de puta madre... o eso o tomar drogas. Es un gran tema (uno de los principales, pero no el único) que toca la película e, insisto, no a pesar de las dosis de humor despojado de sutilezas, sino con ellas, toca ese tema y los demás con gran inteligencia y precisión, con ciencia, porque el retrato social que hace no puede ser más cercano a la realidad.


Y por último, si nos dejamos llevar simplemente por criterios de "ciencia del cine", nada falla en esta película: montaje, guion, dirección, fotografía... Todo es excelente salvo las interpretaciones... porque estas son de matrícula de honor. DiCaprio, Lawrence, Streep, Morgan y Rylance (mínimo) están de Oscar. Y si McKay ya consiguió tener a todo su reparto principal nominado para los Globos de Oro en Succession, no me extrañaría nada que volviera a pasar lo mismo con Don´t look up y las estatuillas doradas.


Resumiendo... que esta crítica es una broma. Por supuesto que no se puede defender, desde una perspectiva científica, que Don´t look up sea el peliculón que desde un punto de vista subjetivo sí que estoy convencido que es. Pero es que el filme en sí mismo es una broma. Una broma muy muy bien hecha, muy inteligente y muy divertida, que gira en torno a otra broma: el estúpido y, por ende, aterrador mundo en el que vivimos.


Si no te gustó la película y después de leer esta crítica sigue sin gustarte, lo entiendo, o quizá no, seguramente no lo entiendo, pero lo acepto (no me queda otra). Y si te encanta la película, si te ha entusiasmado tanto como a mí, te invito a gritar bien alto... venga... ¡¡¡VAMOS A MORIR TODOS!!!




Ah, por cierto, por cierto... Casi se me olvida. En este puto mundo estúpido y aterrador en el que vivimos todavía hay mucha gente buena que quiere hacer las cosas bien y que, como los protagonistas de la película, hacen lo que pueden, dan todo su esfuerzo, pero, ¡¡¡ALERTA SPOILER!!!, este no es suficiente, porque ellos no son los que tienen el poder. Si el mundo es tan aterradoramente estúpido no es porque no haya gente buena queriendo hacer las cosas bien, sino porque los que toman las decisiones en el mundo no son ellos, sino gente mala y gente tremendamente estúpida, pero con recursos suficientes para que los que quieren hacer las cosas bien no las hagan, porque su estupidez les vuelve vanidosos, codiciosos y sumamente egoístas. Son una minoría, pero una minoría lo bastante estúpida, poderosa y peligrosa para acabar con el mundo. Y esto, ahora sí, no es una opinión, sino que es ciencia, porque no es algo que podría pasar y sobre lo que cabría discutir, sino que es algo que ya ha pasado y está pasando, que hemos observado y que te estamos contando. Si quieres saber la verdad, la auténtica verdad, no lo dudes... mira hacia arriba.

domingo, 18 de julio de 2021

ADENTRO

Hace poco salió a la venta mi libro, La Dictadura de la Felicidad.


Pero no he venido a hablar de mi libro.


Bueno, o casi.


He venido a hablaros de que tengo lumbago y es jodido. Y supongo que mi vida es, entonces, bastante jodida, porque, gracias a que tengo dos maravillosas hernias discales, mi lumbalgias son bastante frecuentes y...


No, de eso tampoco he venido a hablaros porque a quién le importa.


He venido a hablaros de Bo Burnham. ¿Conocéis a Bo Burnham? Bo Burnham puede que represente muchas de las inquietudes existenciales y conflictos internos del ser humano occidental de la era post internet. Burnham es cómico. Burnham eligió hacer comedia (y muy bien) para hablar del drama. Burnham decidió montar un show de stand up comedy grabado durante plena pandemia y acabo de ver el resultado. Se llama Inside, y todavía estoy flipando y...


Y como quiero que lo veas supongo que es mejor que no te cuente nada. Así que no, tampoco he venido a hablar de eso.


Simplemente trato de asociar ideas para construir una historia. Pero no me está saliendo bien. Veamos: libro, lumbago, Burnham.


Vale, ya recuerdo. A Burnham me lo recomendó un paciente (soy psicólogo). Él está asqueado de la situación del mundo en general. No viene a consulta por eso. O quizá sí, en parte. Pero, claro, si así fuera, todos necesitaríamos un psicólogo, porque, ¿quién no está asqueado de la situación del mundo? Aunque, por otro lado, ¿y quién no necesita un psicólogo?

 

Yo. Yo no lo necesito. Porque lo que necesito ahora es un maldito fisio. O a lo mejor no. A lo mejor necesito un psicólogo. Porque cualquier psicólogo como yo sabe que lo emocional acaba repercutiendo sobre lo físico. Así que a lo mejor no son mis maravillosas hernias lo que andan mal sino mi pobre corazón.

 

Burnham me ha dejado rayado.

 

Veamos, si quiero contar una historia, más que ir asociando ideas así, a lo loco, necesito un protagonista. Por ejemplo, un psicólogo rayado y con lumbago. Este "héroe" ha de querer algo, perseguir un objetivo, una meta: ¡vender su libro! Claro, eso es. Pero, para poder llegar hasta esa meta ha de enfrentarse a dificultades, como por ejemplo, a ver... ¡Como por ejemplo, eróticas vampiresas hipercachondas que intentarán seducirle y hacer realidad todo tipo de fantasías sexuales antes de intentar reventarle las venas y devorar sus entrañas y...!


Sí, lo sé, acabo de abusar de tu suspensión de la incredulidad, pero es que, ¡me aburro! ¿A quién le interesa la historia de un psicólogo con lumbago intentando vender su libro? ¡Venga ya! Es tan, es tan, es tan aburrida que, que...


Que duele. Como un lumbago. Como el mundo en el que vivimos. Como querer hablar de tus pensamientos y tus sentimientos y no saber qué decir porque todo se ha vuelto tan complejo, tan irracional, o tan racional que cubrió lo emocional y lo enterró muy muy adentro, pero está ahí, lo tenemos ahí, y a veces...

 

Sale.

 

A veces muchos Burnham lo sacan, porque necesitan sacarlo, coger y ahondar hasta lo más profundo de cada uno, hasta las entrañas, hasta las hernias, y sacar algo de ahí, algo que quizá les genere la esperanza de que ayudará a cambiar el mundo, este mundo de mierda. Y entonces sale. 

 

Y lo podemos sacar. Porque no vivimos en una Dictadura de la Felicidad. Dije que casi no vine a hablar de mi libro.

 

Un abrazo.

 

Me voy a andar.